Google+

Holly Near, Silvio y algunas coincidencias

Deja un comentario

5 05UTC septiembre 05UTC 2012 por La lente violeta

“Te doy una canción y hago un discurso
sobre mi derecho a hablar”.

Eso precisamente es este post: un regalo y un alegato personal.

Rebuscando en la red he dado con esta joya musical que debe ser compartida, sin duda, en La lente violeta.

He seguido la ruta que me ha marcado cada click o quizás he ido reuniendo las “pistas” que yo misma me he trazado en mi interior con el paso de los años. Y es que como siempre hago, esta vez también debo apelar al concepto de “honradez intelectual” acuñado por Gabriel Jackson y reconocer que en todos mis textos y estudios, en todos los poemas y libros que recomiendo, en los vídeos y películas de los que hablo… en todos ellos, tanto la perspectiva ideológica como la metodológica van de la mano, no dejando lugar a dudas sobre la posición inequívoca[1] que tomo en relación con el objeto de análisis o con los materiales que difundo. Por tanto, para que nadie se llame a engaño y para que conste, reconozco “lo parcial y condicionado” (Valles, 2009: 119) que hay en mis interpretaciones y reflexiones.

Dicho esto, revelaré qué casualidades condicionadas o qué pasos de mi vida me han llevado a esta canción.

1) Declaré mi amor eterno, irracional e incondicional a Silvio Rodríguez cuando tenía unos 12 años y escuché a dos buenos amigos míos (Oscar Mateos y Chucho Díaz) interpretar su “Ojalá” en un pequeño bar del Eixample de Barcelona.

2) Casualidad o destino, esta versión de “Te doy una canción” fue grabada en 1984 (el año en que nací) por el grupo chileno Inti-Illimani.

3) Holly Near, la intérprete, es una cantante estadounidense, feminista, lesbiana y comprometida con la defensa de los derechos humanos, la igualdad y el pacifismo desde la década de los 60.

¿Quién sabe? Quizás haya llegado por azar a esta canción, pero bien pensado, no es ningún desatino afirmar que siempre volvemos a la música que nos emocionó en la adolescencia y la reinterpretamos con la perspectiva que da el tiempo, con lo aprendido, con los recuerdos y con los principios y pasiones que nos mueven.


[1] Tal como afirmaba Foerster, “la objetividad es la ilusión de que las observaciones pueden hacerse sin un observador” (citado por Rodrigo Alsina, 2001).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.943 seguidores

Estadísticas

  • 150,769 visitas

12 causas feministas

12 Causas Feministas
A %d blogueros les gusta esto: