Google+

“Mirada sostenida”: recuperando la memoria de Atenco

2

17 17UTC septiembre 17UTC 2012 por La lente violeta

“Resistir es sostener la mirada. Sostener la mirada es abrazar la memoria, tocar sin miedo y reescribir sobre las cicatrices capas de piel adentro. Rehabitar las pieles que somos. Intervenir la propia existencia para resignificar las miradas que nos habitan”.

Liliana Zaragoza

El  3 y 4 de mayo de 2012 se cumplieron 6 años de la cruenta represión en San Salvador Atenco y Texcoco (México), que dejó un saldo de 2 muertos, 219 detenidos (entre los que había 16 menores de edad), 47 mujeres violadas y 5 extranjeros/as deportados/as ilegalmente a sus países de origen (España, Chile y Alemania).

Mediante el uso autoritario y desproporcionado de las fuerza policiales, Enrique Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México (2005-2011) y actual presidente electo de la República[1] ordenó reprimir la manifestación legítima de los movimientos sociales que reivindicaban su derecho a la tierra y al trabajo. La detención arbitraria, las agresiones físicas y la tortura sexual fueron una constante en dichos acontecimientos. Estas graves  violaciones de los derechos humanos siguen impunes…

Un acercamiento al conflicto

El municipio de San Salvador Atenco se encuentra al oriente del Estado de México (Edomex), situado a 45 kilómetros de la ciudad de México y con una población de unos 45.000 habitantes, cuya principal sustento proviene de la agricultura:

“La tierra para las comunidades [indígenas] no es sólo un asunto de productividad y competividad: es la razón esencial de su conocimiento de la vida, es el suelo que les ata a la vida, que las une al mundo invisible y al mundo visible, que las une con la comunidad ancestral de hombres y dioses, que contiene la raíz de sus valores éticos, económicos, familiares; que es el soporte de su cultura. Por ella, siempre han sido capaces de dar la vida. Por ella son capaces de apoyar, cuidar, encubrir o sumarse a un movimiento armado que osa enfrentarse al gobierno y al ejército nacional.”[2]

La población de San Salvador Atenco fue sorprendida por las fuerzas policiales que irrumpieron ilegalmente y por la fuerza a las casas, deteniendo a más de 200 personas que fueron golpeadas y torturadas. Durante el trayecto que va de San Salvador Atenco en la cárcel de Santiaguito (un recorrido que normalmente dura dos horas y que, en este caso, duró seis) se produjeron la mayor parte de las agresiones sexuales.

Según el analista Carlos Fazio[3]

“el operativo llamado ‘Operación Rescate’ fue diseñado y planificado con antelación por comandantes expertos en lucha antisubversiva pertenecientes a la Policia Federal Preventiva (PFP), con apoyo de elementos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) i de la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de México (ASE). Dada la envergadura del operativo y la coyuntura del país –la fase final de una disputa electoral teñida por “campañas de odio” y una guerra sucia mediática-, la acción paramilitar bajo cobertura policial tuvo que ser consultada por el gabinete de Seguridad Nacional del presidente Vicente Fox, y aprobada por este. (…) la incursión en Atenco se inscribe en lo que en jerga castrense se conoce como ‘control de la población’. Es un tipo de operación basado en la ‘doctrina Lacheroy’ –denominada así por el nombre del coronel Charles Lacheroy, quien la aplicó en la batalla de Argel después de la derrota francesa en Dien Bien Phu (Vietnam)- forma parte de la guerra psicológica antisubversiva, una forma de guerra irregular (no convencional) que combina tareas de inteligencia, acción cívica, propaganda y control de masas sobre un territorio especifico”.

El conflicto de San Salvador Atenco emanó de un incidente aparentemente menor entre unos vendedores de flores y las fuerzas de seguridad, que según Fazio, podía haber sido inducido. Igualmente, se usaron tácticas propagandísticas y de manipulación a través de los medios de los dos grandes canales televisivos del país (Televisa y TV Azteca)  que promovieron una imagen negativa de los vecinos de San Salvador Atenco y difundieron rumores falsos sobre la violencia de los mismos con el fin de preparar a la opinión pública para la brutal represión que tuvo lugar el 4 de mayo.

Muchas personas y organizaciones han calificado lo sucedido en Atenco como una estrategia del Estado mexicano para desmovilizar a la sociedad e inducir miedo en la población. Así lo describe el analista Carlos Fazio y ciertamente los hechos hablan por sí solos:

“El operativo de Atenco no sólo fue un instrumento represivo del Estado mexicano para resolver los conflictos sociales por la vía de criminalizarlos, sino que además, fue una acción de escarmiento dirigida a generar terror y miedo paralizante en la población “blanco” de la acción represiva gubernamental. Por esa vía, se pretende inhibir o disuadir la lucha de los integrantes del FPDT y de grupos similares en el resto del país. De ahí que se haya reprimido con saña a víctimas inermes y que se echara mano de la tortura y la agresión física y sexual de mujeres y hombres ya reducidos y hechos prisioneros”.

Las autoridades responsables a nivel estatal y federal (el entonces presidente del Gobierno, Vicente Fox; el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto; el jefe de la Policía Federal Preventiva, Ardelio Vargas Fosado; el jefe de la Agencia de Seguridad Estatal, Wilfrido Robledo Madrid; el secretario de gobernación, Carlos Abascal; y el secretario de seguridad pública federal, Eduardo Medina-Mora) respondieron en todo momento negando que hubiera habido violaciones sexuales por parte de la policía y justificando el uso desmesurado y brutal de la fuerza como una necesidad de “respetar la ley, mantener el orden y restablecer el Estado de derecho” por encima de cualquier cosa.

Sosteniendo la mirada al patriarcado

Recuperar la memoria o no perderla nunca es esencial para la reparación de las víctimas. Han pasado más de 6 años de la represión en Atenco y de las 27 mujeres supervivientes de tortura sexual, 12 continúan manteniendo una denuncia pública contra el Estado mexicano[4] y exigiendo justicia a pesar de las amenazas y de poner en riesgo su propia seguridad.

Entre las múltiples formas de denuncia que se han generado en los últimos años contra los abusos en Atenco, cabe destacar el hermoso proyecto de Liliana Zaragoza, “Mirada sostenida”, que supone un desafío a la cultura patriarcal del Estado mexicano a través de las historias de vida de esas 12 mujeres.

“Mirada sostenida” es un proyecto fotográfico, autónomo y autogestionado[5], que “plantea un acercamiento a la resignificación individual y colectiva de la propia memoria. Cada una de las 12 mujeres eligió un lugar que durante el proceso de estos 6 años le ha sido significativo y que volver a él simbolizara una reconciliación con su propia historia”.

Tal como expresa Liliana Zaragoza en la web del proyecto, las historias de vida de estas valientes mujeres de entre 24 y 65 años “convergen en la represión y se reencuentran en la resistencia y la búsqueda por un proceso justo” que facilite “la recuperación y sanación del propio proceso”.

La violación sistemática se utiliza habitualmente como arma de guerra, al igual que un fusil de asalto, un misil o una bomba,  y cuando se viola a una mujer se hace con la intención de convertir el cuerpo femenino en un campo de batalla que infrinja dolor en toda la comunidad atacada. Romper el silencio y plantar cara al sistema y al machismo imperante tal como hace el proyecto “Mirada sostenida” es imprescindible para completar al proceso de reparación de las víctimas y depurar resposabilidades:

“Las violadas de Atenco son claro ejemplo del poder maligno del Estado, sobre todo si se piensa que la fragilidad corporal de las mujeres las hace presa fácil de la brutalidad. Dogma afín es la fuerza de la maquinaria política diseñada para ignorar y enterrar todo lo que no convenga. Y aquí hay que detenerse y preguntar: ¿quién es más violador: el Estado o los policías?, ¿las hormonas masculinas o el peso y la sordera del poder? En nuestro país, la mentira y el desdén han cobrado carta de autoridad y certificado imperecedero contra todo lo que huela a disenso. (…)

Frente a la barbarie es menester denunciar. La barbarie no es sólo la que provocan los verdugos sino sobre todo la indiferencia u olvido de las injusticias pasadas. Acteal, Ciudad Juárez, Guerrero, Atenco son vivo ejemplo de esa tórrida injusticia. Ni la geografía ni los cuerpos ultrajados ni las muertas a destiempo ni las fotografías mienten: para llegar a San Salvador Atenco desde Ciudad Juárez hay que pasar por Los Pinos”. [6]

La violencia sexual en Atenco pone de manifiesto una vez más la histórica misoginia y la discriminación imperante en muchos países del mundo que cosifican el cuerpo de las mujeres y las agreden en función de su sexo y como estrategia de sometimiento ante la transgresión de la norma patriarcal:

“La violación de las mujeres detenidas en Atenco es de lo más normal, al menos históricamente. Los policías siguieron los mismos patrones que durante siglos han perpetrado los cuerpos militares y policiacos: no importa si las mujeres irrumpen en el espacio público o se encuentran en sus hogares, deben ser violadas porque son el botín de guerra. Por eso, por su normalidad, ni el gobernador Enrique Peña Nieto; ni Wildrido Robledo, comisionado de la policía del estado de México; ni Miguel Ángel Yunes, son capaces de reconocer que la violencia sexual perpetrada contras las mujeres detenidas durante la manifestación es cierta, pero sobre todo que es un delito.

Durante siglos los códigos masculinos de guerra y control policíaco siguen reglas muy claras: no importa que ya se haya sometido a un pueblo bajo la dictadura –como en Argentina, Chile o la antigua Yugoslavia-: la prueba de que el pueblo ha sido controlado es la colonización del cuerpo de las mujeres”.[7]

Justicia y reparación: una asignatura pendiente

El 11 de febrero de 2009 la investigación realizada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) respecto al caso Atenco concluyó que “cientos de personas sufrieron abusos y que fueron gravemente violadas garantías individuales y derechos constitucionales”. Estableció además que en estos hechos estuvieron involucrados 2726 servidores públicos que tuvieron una actuación “justificada” pero “excesiva, desproporcionada, ineficiente e indolente”.  Entre esos 2726 servidores públicos, no se encontraban, sin embargo, el entonces gobernador del estado de México, el secretario de Seguridad Pública federal y otros funcionarios de alto nivel que fueron eximidos de cualquier responsabilidad.

Ante al carácter limitado de la resolución de la SCJN, el 17 de febrero de ese mismo año, se puso en marcha la Campaña Nacional e Internacional Libertad y Justicia para Atenco con el objetivo de involucrar a la sociedad civil para demandar “la libertad de los 13 presos vinculados al caso Atenco, su exoneración, el castigo a los responsables de los abusos, así como detener la criminalización de la protesta social”.

Pese a todos esos esfuerzos y a la investigación emprendida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2011, todavía no se ha hecho justicia. Araceli Olivos, abogada del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), afirma que el Estado mexicano actúa por presión y la información que proporciona es para simular que se está avanzando en el caso, pero ignorando en todo momento a las mujeres afectadas.

(Desde La lente violeta quiero brindar todo mi apoyo para Italia, Suhelen, Cristina, Norma, Claudia, Yolanda, Paty, Mariana, Edith, Ana María y todas las mujeres cuyos cuerpos son empleados como campo de batalla en todo el mundo).


[1] Un famoso aforismo del filósofo y escritor hispano-estadounidense George Santayana dice: “The one who does not remember history is bound to live through it again”. Ciertamente, la victoria de Peña Nieto en los últimos comicios a la presidencia en México demuestra una vez más que el olvido condena a la ciudadanía a repetir los mismos errores y sufrir las mismas atrocidades de forma reiterada.

[2] MONTEMAYOR, Carlos: Chiapas, la rebelión indígena de México. México:Espasa, 1998. Pág. 75.

[3] FAZIO, Carlos. El rescate de Atenco, planeado por PFP y aprobado por Fox. (LA JORNADA, 20-05-06).

[4] “Cualquier violación es grave, pero cuando proviene del Estado se duplica, porque al Estado le corresponde garantizar los derechos humanos, sus agentes son los responsables de garantizar estos derechos y lo que hoy esta ocurriendo, respecto a la situación en Atenco, es un “crimen” que lesa a toda la humanidad”. (CIMAC, 22-5-2006).

[5] El proyecto “Mirada Sostenida” no se encuentra ligado de forma alguna a partidos políticos, campañas electorales, movimientos sindicalistas o partidistas.

[6] KRAUS, Arnoldo Las violadas de Atenco. Text llegit el 22 de maig al Salón Los Angeles durant el festival multidisciplinari Mujeres sin miedo. Todas somos Atenco i publicat a la secció d’opinió del diari (LA JORNADA, 24-05-06).

[7] CACHO, Lydia. La violencia de Estado contra las mujeres (LA JORNADA,18-05-2006).

Anuncios

2 pensamientos en ““Mirada sostenida”: recuperando la memoria de Atenco

  1. […] sometimiento ante la transgresión de la norma patriarcal. Para más información invitamos a leer: https://lalentevioleta.wordpress.com/2012/09/17/mirada-sostenida-recuperando-la-memoria-de-atenco/“(Mirada Sostenida) Plantea un acercamiento a la resignificación individual y colectiva de la […]

  2. Las mujeres denunciantes de tortura sexual contra el Estado Mexicano por el caso de Atenco al fin tendrán una audiencia testimonial ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH el próximo 14 de marzo en Washington: http://periodismohumano.com/mujer/entrevista-lili.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.943 seguidores

Estadísticas

  • 150,731 visitas

12 causas feministas

12 Causas Feministas
A %d blogueros les gusta esto: