Google+

“El Hobbit” y mis afectos desordenados

3

17 17UTC diciembre 17UTC 2012 por La lente violeta

Ayer fui al cine a ver El hobbit: un viaje inesperado. En este aspecto no puedo ser nunca objetiva ya que John Ronald Reuel Tolkien y, por extensión, las películas de Peter Jackson, forman parte de mis “afectos desordenados”, de esas incoherencias que describía San Ignacio de Loyola y a las que cuesta mucho vencer.

Soy consciente de que los personajes femeninos son escasísimos. Aunque en honor a la verdad hay que reconocer que son personajes fuertes, inteligentes y con poder. Soy consciente también del belicismo y la justificación constante de la violencia que impregna toda la obra y del dualismo claro (y simplista en muchos casos) entre el bien y el mal. Soy consciente de todo ello y de muchos otros aspectos criticables. Me declaro culpable  de frikismo y de incongruencia entre mis saberes y convicciones y mis lecturas de adolescencia, pero contra todo razonamiento, el mundo mítico creado por Tolkien me embriaga.

Me encanta su crítica a la sociedad moderna, a la destrucción de la naturaleza y al crecimiento exacerbado de la industria armamentística. Me apasiona ese mundo mágico lleno de lenguas y de imaginación y debo reconocer que disfruté muchísimo con esta última entrega de la saga y que espero ansiosa el estreno de las dos siguientes.

Anuncios

3 pensamientos en ““El Hobbit” y mis afectos desordenados

  1. Pilar Aguilar dice:

    A tenor de tus comentarios, mucho tiene que haber cambiado en comparación con El señor de los anillos…
    No digo yo que no sea posible.
    Pero, en cualquier caso, los afectos desordenados existen y hay que considerarlos…

    • No, Pilar, no creo que haya cambiado demasiado… Rescato algunos factores positivos, pero como he dicho, soy consciente de las muchas críticas que se le pueden hacer tanto a la obra literaria como a las pelis, incluso las posibles lecturas racistas (que las tiene). Pero sí, sin duda, forma parte de mis afectos desordenados y me puede el amor por los buenos ratos que pasé mientras lo leía con 16 años. ¡Qué le vamos a hacer!
      Obviamente me gustaría que hubiera más elfas y enanas y mujeres hobbit que no se dedicaran solo a las labores del campo y más humanas con iniciativa… Pero ahora mismo creo que sería pedirle peras al olmo al señor Tolkien. ¿No crees?

  2. […] hablé en este blog anteriormente de mis afectos desordenados hacia la obra de J. R. R. Tolkien y me reafirmo agarrándome a aquella frase tan manoseada de Blaise Pascal: “Le cœur a ses […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.943 seguidores

Estadísticas

  • 150,931 visitas

12 causas feministas

12 Causas Feministas
A %d blogueros les gusta esto: