Google+

Por la igualdad en la cultura

Deja un comentario

2 02UTC mayo 02UTC 2013 por La lente violeta

El pasado 1 de marzo de 2013, en el auditorio de la Casa Encendida de Madrid, tuvo lugar un encuentro en el que se leyó el manifiesto por la igualdad en la cultura, elaborado y firmado por 4 de las principales asociaciones de mujeres del mundo de la cultura en el Estado español: AMIT, CIMA (de la que soy socia), Clásicas y Modernas (con las que tuve el placer de trabajar durante dos años) y MAV.

La jornada se abrió con el siguiente texto escrito por la directora de cine Icíar Bollaín (a mi juicio, unas palabras muy acertadas):

Esto está superado

Igualdad. Circunstancia de ser iguales las cosas. Circunstancia de ser tratadas de la misma manera las personas de todas las categorías sociales. Equidad. Justo.

Dice el María Moliner. Que, además de ser un tocho de diccionario de uso del español, es también una señora, que tuvo cuatro hijos, zurció muchos calcetines (cuatro pares de pies, más el suyo y el de su marido dan para mucho), y escribió un diccionario de uso del español, ella sola, a lo largo de 15 años, en el salón de su casa y con una máquina de escribir de las de todas la vida. Pero no sabemos demasiado de ella, porque no fue, entre otras cosas, aceptada en la Real Academia de la Lengua. Haber escrito un diccionario, que enmendaba en muchas ocasiones al de la propia RAE, no era suficiente mérito. Tampoco les animó a ello que no hubiera ninguna mujer académica. Total, una o ninguna no se iba a notar demasiado. Pero bueno, eso fue hace mucho, en el siglo pasado, a primeros de los…. 70.

Porque hoy en día esto de la igualdad está muy superado. Hoy en día, hace una semana más o menos, el diario inglés The Guardian, publicaba que el año pasado, tan solo tres mujeres habían sido portada de tan señalado periódico. A saber: Kate Middelton, por casarse con un príncipe, su hermana Pippa, porque su hermana se casa con un príncipe y la madre de Madeleine Mccann, por ser víctima de un crimen atroz. Solo faltaba Marilyn Monroe, probablemente una de las mujeres cuya imagen más se ha reproducido en el siglo pasado y en lo que va del presente. Y es que ella lo tiene todo: es guapa y es víctima. Pero bueno, no hay que ponerse así, esto es solo un diario. En el siglo XXI las cosas son ya de otra manera. Por ejemplo, una guionista, escritora, profesora y varias cosas más, una tal Helen Jacey, escribe una guía sobre cómo escribir personajes femeninos. La autora confiesa en la introducción que se siente un poco rara haciéndolo, porque al fin y al cabo, se pregunta retóricamente, ¿no se aplican las mismas reglas a un personaje femenino que uno masculino, a saber: arco dramático, qué quiere el personaje, qué se le opone, etc., etc.? Se escucha un atronador “SIIIIII”, pero la autora contesta que no. Y para que nadie sospeche que cojea de ningún pie, también dice en la introducción que patriarcado y feminismo son palabras “terriblemente pasadas de moda” pero que las va a usar para “entendernos”.

En la primera línea del primer capítulo pide al escritor/escritora que antes de empezar a escribir su historia se recline un momento en la silla y piense seria y profundamente: “¿Por qué la heroína es una mujer?”.

Se escucha un atronador “¿Y POR QUÉ NO?”. O incluso, “¿Y CÓMO NO, dado que las mujeres son la mitad de la humanidad y han parido a la humanidad entera, entre otras cosas?”. Pues así arranca el libro. No sabemos cómo termina. No hemos tenido estómago.

En una reciente conferencia de escritoras, también todas ellas de este siglo, las escritoras negras exigen a las blancas que digan que son blancas, porque si asumen que escritora mujer son ellas, y son las negras las siempre tienen que especificar su raza, se entiende que el universal escritora es la mujer blanca, y las demás son lo diferente, lo que se sale de la norma.

La norma en las películas que vemos en el mundo entero más a menudo es chico, blanco, heterosexual y joven. Para los demás hay que escribir manuales de instrucciones.

Pero la igualdad y la lucha de clases y el etnocentrismo están superados y son cosas del pasado. Pues eso. Así que, aquí estamos. Al lío. Bienvenidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.937 seguidores

Estadísticas

  • 148,348 visitas

12 causas feministas

12 Causas Feministas
A %d blogueros les gusta esto: