Google+

“Trans” de transgresión

2

19 19UTC junio 19UTC 2013 por La lente violeta

El mundo y las personas somos diversos, aceptando toda la complejidad que entraña la diversidad especialmente cuando nos referimos a la identidad sexual, dando la espalda a la heteronormatividad y hablando abiertamente de transexualidad, transgenerismo, teoría queer

Carmen García Hernández afirma que “posiblemente, una de las transgresiones más intolerables y más castigadas en nuestra sociedad es aquella que vulnera las rígidas normas del sistema sexo-género. (…) Cuanto mayor sea la vulneración, mayor su castigo”. ¿Qué sucede cuando una persona no identifica su sexo biológico y su género con su sexo psicológico? ¿Qué pasa cuando los roles de género y el sexo que te asigna la sociedad no se corresponde con tu identidad? ¿Qué sucede cuando escapas al modelo tradicional de la heterosexualidad obligatoria? ¿Es el género realmente una matriz inmutable? ¿O por el contrario, lo que entendemos por “hombre” y “mujer” se corresponde con construcciones sociales, culturales, políticas y lingüísticas con unos fundamentos biológicos ambiguos e inestables? ¿Y cómo se ha manifestado esa transgresión del sistema bipolar sexo/género-hombre/mujer en el cine? ¿Ha ayudado la cinematografía a luchar contra la transfobia? ¿Ha sabido plasmar la discriminación institucional y social que sufren todavía hoy las personas transgénero en diferentes contextos sociales y políticos o ha optado por la caricaturización?

En este post no voy a dar respuesta a ninguna de esas preguntas. No me siento capacitada. Lo que sí voy a dar son herramientas y materiales para ello, invitándonos a tod@s a que nos acerquemos a las transidentidades y deconstruyamos nuestra propia identidad, nuestras certezas y nuestros encapotamientos mentales fruto de la educación patriarcal y encorsetada que hemos recibido.

Algunas pinceladas de teoría[1]

Desde la crítica de los dispositivos heterocentrados (pasando por Adrienne Rich, Gayle Rubin o Monique Wittig hasta llegar, posteriormente, a Judith Butler), la institución de la heterosexualidad  como imperativo identitario será analizada desde dos perspectivas principales: 

1. En primer lugar, la heterosexualidad será entendida no ya como práctica u opción sexual de determinados cuerpos que se sienten atraídos por otros cuerpos del sexo contrario al suyo, sino como una categoría política determinada, como un dispositivo o tecnología, en el sentido foucaultiano del término, es decir, como el conjunto de técnicas, discursos y saberes que administran, gestionan y modelan los cuerpos y la vida de los individuos. La matriz heterosexual o la “heterosexualidad obligatoria” en palabras de Rubin es el núcleo de naturaleza que no se cuestiona, que se resiste a todo análisis y que se caracteriza por:

– La tendencia intrínseca a universalizarse (el pensamiento heterosexual es totalizador interpreta toda la realidad desde la supuesta división natural de los sexos).

– La tendencia a naturalizarse (la heterosexualidad se presenta como lo natural, como la norma). Butler llamará a esta naturalización la “matriz de inteligibilidad”: modelo de discurso hegemónico que naturaliza los cuerpos, imponiendo como imperativo de coherencia el binarismo heterosexual.

– Por último, el pensamiento heterosexual actúa por medio de la opresión y la exclusión. Excluye, margina, segrega, rechaza, suprime todo aquello que no se adapta a su matriz hegemónica.

2. Por otra parte, se admite que el dispositivo de la heterosexualidad no actúa sólo a través de mecanismos opresivos, sino también como normalización. Para funcionar, la heterosexualidad se construye normalizando ciertos cuerpos y géneros, al mismo tiempo que margina, excluye y rechaza todos aquellos cuerpos que no se ajustan a su matriz binaria. “Tú-serás-heterosexual-o-no-serás”, reza su lema.

En palabras de Teresa de Lauretis (Diferencias, 2000, Horas y horas) “las concepciones culturales de masculino y femenino en cuanto categorías complementarias y, al mismo tiempo, mutuamente excluyentes dentro de las que están colocados todos los seres humanos, constituyen un sistema de género dentro de cada cultura, un sistema de sentido o simbólico, que asocia el sexo a contenidos culturales según valores y jerarquías sociales […] El sistema sexo/género […] es un sistema de representación que confiere significado (identidad, valor, prestigio, posición en el sistema de parentesco, estatus en la jerarquía social, etc.) a los individuos de una sociedad dada”.

Teniendo en cuenta lo dicho hasta ahora, se puede decir que el sistema sexo/género tiene la función de constituir individuos concretos en cuanto hombres y mujeres, regulando así nuestros cuerpos, disciplinándolos… El género autoriza la existencia de ciertas prácticas y acciones, al mismo tiempo que otorga los parámetros de lo que se podrá manifestar o no en el ámbito público de lo social. De este modo, a partir de los dos ejes (masculino-femenino) se esbozan los límites de aquello que corresponde o no a uno de los dos parámetros.

Para reflexionar al respecto, aquí os dejo una serie de recursos audiovisuales y textos que pueden resultar útiles y muy interesantes para profundizar:

1.      Fragmentos

“Las sociedades occidentales modernas evalúan los actos sexuales según un sistema jerárquico de valor sexual. En la cima de la pirámide erótica están solamente los heterosexuales reproductores casados. Justo debajo están los heterosexuales monógamos no casados y agrupados en parejas, seguidos de la mayor parte de los demás heterosexuales. El sexo solitario flota ambiguamente. El poderoso estigma que pesaba sobre la masturbación en el siglo XIX aún permanece en formas modificadas más débiles, tales como la idea de que la masturbación es una especie de sustituto inferior de los encuentros en pareja. Las parejas estables de lesbianas y gays están el borde de la respetabilidad, pero los homosexuales y lesbianas promiscuos revolotean justo por encima de los grupos situados en el fondo mismo de la pirámide. Las castas sexuales más despreciadas incluyen normalmente a los transexuales, travestis, fetichistas, sadomasoquistas, trabajadores del sexo, tales como los prostitutos, las prostitutas y quienes trabajan como modelos en la pornografía y la más baja de todas, aquellos cuyo erotismo transgrede las fronteras generacionales. Los individuos cuya conducta figura en lo alto de esta jerarquía se ven recompensados con el reconocimiento de la salud mental, respetabilidad, legalidad, movilidad física y social, apoyo institucional y beneficios materiales. A medida que descendemos en la escala de conductas sexuales, los individuos que las practican se ven sujetos a la presunción de enfermedad mental, a la ausencia de respetabilidad, criminalidad, restricciones a su movilidad física y social, pérdida del apoyo institucional y sanciones económicas”.

(G. RUBIN: “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad”)

facebook_-1459815602“Soy un terrorista del género, una mutación intencionada, un/a intersexo a través del diseño. Ya que éstos son conceptos con los que no estás familiarizado, permíteme aclararte lo que quiero decir: un terrorista del género es cualquiera que consciente e intencionadamente subvierte, desestabiliza y desafía el sistema de género binario. Éste es el concepto de que sólo existen dos géneros, masculino y femenino. El hecho es que, aunque este sistema debería funcionar, para la mayoría de la gente no funciona. Demasiada gente es dañada mental y físicamente, en el intento de hacerles ponerse un zapato que no es el suyo. Soy consciente de que la mayoría de vosotros preferiría la estabilidad, especialmente cuando se trata de género. El imperativo binario exige que hagamos una elección. Un sexo. Un cuerpo. Masculino o femenino […] El género es el último bastión de la civilización tal cual la conocemos”.

(DE LA GRACE VOLCANO)

“La institución de una heterosexualidad obligatoria y naturalizada requiere y reglamenta al género como una relación binaria en que el término masculino se diferencia del femenino, y esta diferenciación se logra mediante las prácticas del deseo heterosexual. El acto de diferenciar los dos momentos opositivos de la relación binaria da como resultado una consolidación de cada término y la respectiva coherencia interna respectivamente de sexo, género y deseo”.

(JUDITH BUTLER, El género en disputa)

“En otras palabras, la ‘coherencia’ y la ‘continuidad’ de ‘la persona’ no son rasgos lógicos o analíticos de la calidad de la persona, sino, más bien, son normas de inteligibilidad socialmente instituidas y mantenidas. En la medida en que la ‘identidad’ se asegura mediante los conceptos estabilizadores de sexo, género y sexualidad, la noción misma de ‘la persona’ se cuestiona por el surgimiento cultural de esos seres con género ‘incoherente’ o ‘discontinuo’ que parecen ser personas pero que no se ajustan a las normas de género culturalmente inteligibles mediante las cuales se definen las personas. Los género ‘inteligibles’ son aquellos que en algún sentido instituyen y mantienen relaciones de coherencia y continuidad entre sexo, género, práctica sexual y deseo […] La matriz cultural —mediante la cual se ha hecho inteligible la identidad de género— requiere que algunos tipos de ‘identidades’ no puedan existir”.

(JUDITH BUTLER, El género en disputa)

2.      Artículos académicos

“¿De una España viril a una España travesti?. Transgresión transgénero y subversión del poder franquista en la transición española hacia la democracia”, de Mercè Picornell

Cuerpo y transgresión. Cindy Sherman y la visión fotográfica de la mutación humana”, de Jesús Adrián Escudero

“Identidad de género vs. Identidad sexual. Actas 4º Congreso Estatal Isonomíak”, VV.AA.

“Despatologización trans. Retos para la teoría feminista”, de Cristina Garaizabal

“Resistencias, silencios y sumisiones: Experiencias de tránsito de las personas transgénero ante la homofobia y la transfobia”, de Sandy Triviño

“Identidad sexual y performatividad”, de David Córdoba

“Retos, riesgos, pautas y promesas de la Teoría Queer”, de Brad Epps

Guía sobre transexualidad – “Transexualidad: el derecho a la propia identidad sexual”, del Grup d’Identitat de Gènere i Transexualitat del Col·lectiu LAMBDA

3.      Artículos en medios

Por fin, nuevo paso para la despatologización de la transexualidad. Canal Solidario – 27 de mayo de 2013

La extraña dualidad del ‘tercer sexo’ en India. Pikara Magazine – 17 de mayo de 2013

Niños transgénero, un ejercicio de visibilidad positiva. Eldiario.es – 16 de mayo de 2013

‘Tomboy’: el pene de plastilina. El País – 23 de abril de 2013

4.      Cortos

Huellas es un cortometraje de José Manuel Silvestre que desde la brevedad propia del cortometraje y con una sensibilidad y sutileza exquisitas aborda el tema de la identidad de género en la infancia.

http://www.jamesonotodofilmfest.com/cortos-a-concurso.html?id=cw510840666c03a

En la misma línea, es imprescindible ver Vestido nuevo de Sergi Pérez Gómez.

5.      Películas

Laurence Anyways (Xavier Dolan-Tadros, 2012)

Tomboy (Céline Sciamma, 2011)

Romeos (Sabine Bernardi, 2011)

XXY (Lucía Puenzo, 2007)

Transamérica (Duncan Tucker, 2006)

Normal (Jane Anderson, 2003)

Venus Boyz (Gabrielle Baur, 2002) – Documental

Boys Don’t Cry (Kimberly Peirce, 1999)

Todo sobre mi Madre (Pedro Almodóvar, 1999)

Ma Vie en Rose (Alain Berliner, 1997)

Stonewall (Nigel Finch,1995)

Yo Soy mi Propia Mujer (Rosa Von Praunheim, 1992)

Trilogía de Nueva York (Paul Bogart, 1988)

Victor o Victoria (Blake Edwards, 1982)

Ocaña, retrato intermitente (Ventura Pons, 1978) – Documental

Un hombre llamado Flor de otoño (Pedro Olea, 1978)

En un Año de Trece Lunas (Rainer Werner Fassbinder, 1978)

La historia de Christine Jorgensen (Irving Rapper, 1970)


[1] Apuntes de las clases de Carolina Meloni en el curso 2009-2010 del Máster Oficial de Igualdad de Género en las CCSS de la Universidad Complutense de Madrid.

Anuncios

2 pensamientos en ““Trans” de transgresión

  1. Eva Witt dice:

    Me ha gustado mucho tu artículo, pero quisiera hacerte un apunte:

    -Primero los psiquiatras inventaron el término HOMOSEXUAL para designar a los “raritos” que se sentían atraídos por su propio sexo (homo=igual). El resto de personas eran “normales”.

    -Para evitar esta marginación se inventó el término HETEROSEXUAL para designar a los que no son homosexuales (hétero=distinto).

    -Entretanto los médicos seguían divertidos inventando términos para los que según ellos no son normales, e inventaron la palabra TRANSEXUAL para designar a los “raritos” que “cambian de sexo” (trans=al otro lado). El resto de personas eran “normales”.

    Pero ahora resulta que para designar al que NO es transexual le llaman heterosexual, es decir que le gusta las personas del otro sexo. Y yo me pregunto, ¿qué tiene que ver que alguien se identifique con un sexogénero con el que te guste un sexo o el otro? Al fin y al cabo hay transexuales heterosexuales también. Es por esto que se creó un nuevo término, que significa justo lo contrario que trans (del mismo modo que hétero es lo contrario de homo):

    -Y apareció CISEXUAL, que es el término con el que se designa a las personas que no son transexuales, es decir, que se quedan en su sexo (cis=en el mismo lado).

    Creo que es muy importante que las personas que defienden las identidades trans comencemos a diferenciarlas de la orientación sexual, para que la sociedad no siga confundiéndose y pensando que una mujer transexual es un gay tan femenino tan femenino que quiere ser mujer, o un hombre transexual es una lesbiana tan masculina tan masculina que quiere ser un hombre. Porque hay mujeres transexuales lesbianas y hombres transexuales gays, lo que echa por tierra esa generalización. Y esto, también hay que darlo a conocer. Como mínimo, utilizando bien los términos (preferible es decir no-transexual que heterosexual).

    Muchas gracias por la atención y por el artículo 🙂

  2. Sobre este mismo tema, os recomiendo ver esta pieza de las noticias de EITB sobre Nahiane, una niña muy valiente y con las cosas muy claras: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=PJvEpkv1ITo

    También recomiendo el reportaje “Sexo sentido” de Documentos TV: http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-sexo-sentido/2616594/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 10.077 seguidores

Estadísticas

  • 154,878 visitas

12 causas feministas

12 Causas Feministas
A %d blogueros les gusta esto: